cada una de ellas integrada a su vez por todas las bibliotecas públicas establecidas en la entidad o delegación respectiva —conforme a los convenios de cooperación celebrados entre el gobierno federal y los gobiernos locales—.

En México, la Red Nacional opera actualmente a 7,427 bibliotecas públicas que se encuentran establecidas en 2,282 municipios, —93.2 por ciento del total existente en el país—, y proporciona servicios bibliotecarios gratuitos a más de 30 millones de usuarios anualmente.

El gobierno federal a través de la DGB, emite la normatividad técnica para el funcionamiento de las bibliotecas  y  proporciona  el acervo catalogado y clasificado a la mayoría de las Coordinaciones Estatales. Actualmente estos procesos están en vías de descentralización al asumirse como tareas conjuntas e incluso propias de cada entidad, tomando en cuenta  que la Red Nacional de Bibliotecas está considerada como la más grande de América Latina.

La DGB proporciona también entrenamiento al personal que trabaja en la Red Nacional, en tanto los gobiernos locales proporcionan el edificio, el mobiliario y el equipo para la conformación de las bibliotecas, además de asignar y remunerar al personal encargado de atenderlas.

 

Las redes estatales de bibliotecas están conformadas de la siguiente manera:

  • La Coordinación Estatal de Bibliotecas Públicas, que es el órgano del gobierno estatal responsable del funcionamiento de las bibliotecas públicas de su entidad, y constituye el enlace entre la Dirección General de Bibliotecas, los gobiernos municipales y las bibliotecas públicas.
  • La biblioteca pública central se ubica en la capital del estado, y posee una infraestructura material y humana mayor que el resto de las bibliotecas, ya que brinda, además de los servicios básicos, otros servicios complementarios y realiza diversas actividades culturales.
  • Las bibliotecas públicas regionales se encuentran en ciudades importantes, y presentan un mayor tamaño, acervo y capacidad que las bibliotecas municipales, además de apoyar a las coordinaciones estatales al fungir como bibliotecas tipo para los recintos pequeños.
  • Las bibliotecas municipales se encuentran establecidas en todos los ayuntamientos de las entidades, y a pesar de que poseen inmuebles y colecciones más pequeñas que las regionales, proporcionan los mismos servicios básicos que éstas.

En el Distrito Federal, cada una de las 16 delegaciones cuenta con su propia red de bibliotecas, integrada por:

  • Una Coordinación Delegacional, que tiene las mismas funciones y responsabilidades que una coordinación estatal.
  • Una biblioteca pública central delegacional, que es homóloga a la central estatal.
  • Y bibliotecas delegacionales que son equivalentes a las municipales.

Con este esquema de coordinación se ha favorecido el desarrollo independiente y sostenido de cada red de bibliotecas, las cuales de acuerdo con sus recursos, condiciones y necesidades particulares se han logrado expandir, consolidar y modernizar.